Sacroileitis: Grados y tratamiento de este dolor del sacro

Índice
sacroileitis

La sacroileitis es la inflamación de la articulación sacroilíaca en la pelvis y puede causar dolor en la cadera, la espalda baja y las piernas. El tratamiento de  sacroileitis incluye medicamentos antiinflamatorios, fisioterapia y terapia de calor o frío. En casos graves, se puede considerar la cirugía o la inyección de esteroides en la articulación.

¿Qué es el sacro?

El hueso sacro es una estructura ósea en forma de triángulo invertido que se ubica en la base de la columna vertebral, justo debajo de la última vértebra lumbar (L5). Está compuesto por cinco vértebras fusionadas, lo que le da una alta resistencia y rigidez.

El hueso sacro tiene varias funciones importantes, entre ellas, permitir la transmisión de la carga del tronco hacia la pelvis, facilitar la movilidad de las caderas y brindar soporte a los órganos pélvicos. Además, es el punto de unión con el coxis, otro hueso que forma parte de la pelvis.

¿Cómo es el dolor de la sacroileitis y cuál es su tratamiento?

El dolor en el hueso sacro se caracteriza por ser una sensación de malestar, tensión y dolor en la región inferior de la espalda, justo por encima del glúteo. Puede empeorar al estar sentado durante períodos prolongados o al levantar objetos pesados. También puede presentarse rigidez o entumecimiento en la zona afectada.

Las causas del dolor en el hueso sacro pueden variar desde lesiones traumáticas hasta enfermedades degenerativas, por lo que es importante realizar una evaluación médica adecuada para determinar el origen del dolor y establecer un tratamiento efectivo.

¿De qué forma podemos cuidar el sacro?

Para cuidar el hueso sacro se recomienda una combinación de hábitos saludables y ejercicios específicos. Es importante mantener una buena postura al sentarse, levantar objetos y hacer ejercicio. Mantener un peso saludable y consumir una dieta equilibrada que incluya suficiente calcio y vitamina D también es esencial para mantener los huesos fuertes.

Además, se recomienda realizar ejercicios de fortalecimiento de los músculos abdominales y de la espalda baja para apoyar la columna vertebral y reducir la presión sobre el sacro. Evitar sentarse en superficies duras o superficies elevadas también puede disminuir la presión sobre el hueso sacro.

¿Cómo nos afecta la sacroileitis?

La sacroileitis es una inflamación de las articulaciones sacroilíacas ubicadas en la parte baja de la espalda, cerca de la pelvis. Estas articulaciones conectan la columna vertebral con el hueso de la cadera y son responsables de soportar el peso del torso y la transferencia de peso de la parte superior del cuerpo a las piernas.

El diagnóstico de la sacroileitis puede ser difícil, ya que los síntomas pueden ser similares a otras afecciones de dolor de espalda. Los métodos de diagnóstico incluyen examen físico, radiografías, resonancia magnética y pruebas de inflamación.

El tratamiento de la sacroileitis puede variar dependiendo de la causa subyacente de la afección, pero generalmente incluye medidas conservadoras como fisioterapia, medicación antiinflamatoria y terapia de calor y frío. En algunos casos, puede ser necesario un tratamiento más invasivo, como inyecciones de cortisona o cirugía.

Es importante tratar la sacroileitis para evitar complicaciones a largo plazo como la limitación de movimiento y la disminución de la calidad de vida. La atención temprana y un plan de tratamiento adecuado pueden ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la función física.

Si sufres de sacroileitis, es posible que experimente los siguientes síntomas en tu rutina diaria:

  • Dolor en la parte baja de la espalda: el dolor en la parte baja de la espalda es el síntoma más común de la sacroileitis. Puede dificultar la realización de tareas diarias como levantar objetos o sentarse durante períodos prolongados.
  • Dificultad para caminar: el dolor en la cadera y las piernas puede dificultar la caminata y la movilidad en general.
  • Fatiga: el dolor crónico puede llevar a la fatiga, lo que puede afectar su capacidad para cumplir con sus responsabilidades diarias.
  • Problemas para dormir: el dolor constante puede dificultar el sueño, lo que puede provocar más fatiga y afectar su bienestar general.

El tratamiento de la sacroileitis puede incluir fisioterapia, medicamentos antiinflamatorios y cambios en el estilo de vida para reducir la carga en las articulaciones afectadas. Trabaje con su médico para desarrollar un plan de tratamiento único para su afección y situación específicas.

Grados de de esta inflamación del sacro

Esta afección puede clasificarse en diferentes grados según la severidad y extensión de la inflamación:

  • Sacroileitis leve: se caracteriza por dolor en la zona lumbar y las caderas, que puede ser constante o intermitente. No suele haber inflamación visible en las imágenes radiográficas o de resonancia magnética.
  • Sacroileitis moderada: en este grado comienza a haber inflamación en las imágenes de diagnóstico y los síntomas son más intensos. Además del dolor, puede haber rigidez en la zona lumbar y dificultad para caminar o estar de pie durante mucho tiempo.
  • Sacroileitis grave: en casos extremos de sacroileitis, la inflamación es muy evidente en las pruebas diagnósticas y los síntomas son muy incapacitantes. El dolor es intenso y constante, puede haber afectación de otras articulaciones de la columna vertebral y la pelvis, y pueden presentarse dificultades para realizar algunas actividades básicas de la vida diaria.

En cualquier caso, es importante que la sacroileitis sea diagnosticada y tratada por un especialista, ya que puede ser una afección crónica y recurrente si no se toman medidas adecuadas.

Sacroileitis tratamiento: todas las opciones

El tratamiento de la sacroileitis depende de la causa subyacente de la inflamación. En general, se puede utilizar una combinación de medicamentos, terapia física y cambios en el estilo de vida para mejorar los síntomas y prevenir recurrencias:

  1. Medicamentos: para aliviar el dolor y reducir la inflamación se pueden usar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno o el naproxeno, y en casos más graves se pueden recetar corticosteroides, como la prednisona.
  2. Terapia física: la fisioterapia puede ayudar a fortalecer los músculos alrededor de la articulación sacroilíaca y mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento.
  3. Cambios en el estilo de vida: reducir la intensidad de las actividades físicas y evitar posturas o ejercicios que produzcan dolor ayudará a disminuir la inflamación de manera a largo plazo.
  4. Tratamiento invasivo: cuando otros tratamientos no han sido efectivos, se puede considerar la infiltración de la articulación sacroilíaca con corticoesteroides o, en casos más graves, la cirugía para reparar o reemplazar la articulación dañada.

Es importante consultar a un médico especialista en enfermedades reumatológicas para determinar el tratamiento adecuado para la sacroileitis.

Para saber mas sobre la afección de las contracturas musculares puedes visitar el artículo: «Qué es una contractura muscular y cómo tratarla«

ENTRADAS RECIENTES

CATEGORÍAS
TRATAMIENTOS