Inicio > Patologías > Dolor lumbar crónico

Volver atrás

Dolor en la parte baja de la espalda de más de 12 semanas de evolución.

Principal causa: trastornos mecánicos lumbares.

En 85 hasta 90% del dolor crónico se constata una debilidad hasta atrofia muscular que acompaña el dolor crónico: cuanto más tiempo y dolor, tanto más atrofiados se encuentran los músculos.

La Potenciación Muscular Selectiva (PMS®) de las estructuras inestables lumbares es fundamental.

Métodos pasivos suelen aliviar el dolor a corto plazo, pero no solucionan el problema.

El Dolor Lumbar Crónico

Introducción

El dolor lumbar crónico se define como un dolor en la parte baja de la espalda de más de 12 semanas de duración.

Puede asociarse con hormigueo o dolor en los miembros inferiores (normalmente uno, aunque puede ser bilateral, denominándose entonces lumbociatica).

Este dolor crónico puede asociarse a periodos de reagudización invalidante, con una frecuencia y duración variable.

Población

Puede afectar a un gran grupo de población, no habiendo grandes diferencias entre edades, sexos, profesiones etc.

Causas

Las causas del dolor crónico de espalda son múltiples. Los trastornos mecánicos de las articulaciones de la columna lumbar son con gran diferencia los más frecuentes.

La sociedad actual se caracteriza por una tendencia progresiva al sedentarismo. Este sedentarismo provoca secundariamente una atrofia muscular así como una tendencia a la obesidad. Estos mecanismos asociados a posturas lesivas en el ambiente laboral y familiar conducen a un aumento de tensión a nivel de la parte inferior de la espalda.

Los músculos y los ligamentos atrofiados por la falta de ejercicio no son capaces de facilitar adecuadamente la estabilidad de la columna lumbar. Esta inestabilidad, que se manifiesta al tener que resistir impactos extrínsecos, provoca dolor y espasmos musculares (contracturas).

Si en esta fase no solucionamos el problema, terminaran produciéndose cambios degenerativos a nivel de la articulación intervertebral (artrosis de carillas articulares), patologías discales con deshidratación, protrusión o hernia discal.

Diagnóstico

Aunque en la actualidad las pruebas complementarias han alcanzado un nivel de precisión y fiabilidad verdaderamente admirables, todavía hoy (al igual que años atrás) una cuidadosa anamnesis del paciente, así como una exploración exhaustiva son las claves para un correcto diagnóstico, que es imprescindible para realizar un tratamiento adecuado.

 Las pruebas diagnósticas complementarias más utilizadas son:

  • Analitica. Permite descartar patologías inflamatorias o reumáticas, así como enfermedades sistémicas que pueden dar síntomas dolorosos.

  • Radiografías, tanto estáticas como dinámicas. Son muy útiles para diagnosticar patologías degenerativas del aparato locomotor, así como inestabilidades intervertebrales.

  • T A C (Tomografía axial computerizada). Sirve para poder diferenciar patologías en partes blandas, aunque ha demostrado su mayor eficacia en el diagnóstico de patología ósea.

  • R M N (Resonancia magnética nuclear). Es muy útil en el diagnóstico de lesiones en partes blandas, siendo imprescindible cuando sospechamos patología a nivel discal.

  • E M G (Electromiografía). Permite diagnosticar las lesiones neurológicas diferenciando su severidad así como el grado de cronicidad.

  • Evaluación de la función muscular lumbar. Consiste en la medición del ángulo libre de dolor, el equilibrio de la fuerza intramuscular y la fuerza muscular isométrica, el rendimiento muscular dinámico e isométrico del paciente a nivel lumbar. Permite programar un entrenamiento óptimo para cada caso

Tratamiento

Si hemos visto que los trastornos mecánicos son los causantes de la mayor parte de las lumbalgias crónicas, solucionar dichas alteraciones es fundamental para la resolución de l problema.

  • Potencie la musculatura estabilizadora lumbar: Para lograrlo hay que hacerlo de una forma eficaz y segura. Es fundamental conseguir una correcta fijación pélvica, que obligue a trabajar los músculos extensores lumbares, evitando a su vez la posibilidad de realizar el ejercicio de manera incorrecta mediante los músculos compensadores.
    Los programas de potenciación muscular deben estar diseñados y dirigidos por profesionales sanitarios expertos (médicos y fisioterapeutas), de forma individualizada para cada paciente.
    La Potenciación Muscular Selectiva (PMS®) reúne todas estas condiciones, siendo eficaz y segura en el tratamiento del dolor cervical crónico.

  • Vigile las malas posturas. La ergonomía (que se define como aquellas técnicas que consiguen que los objetos cotidianos tanto domésticos como laborales se adapten al individuo que los usa y no al revés) puede ser útil.
    Las indicaciones de la escuela de espalda enseñándonos a evitar aquellas acciones o posturas que nos perjudican pueden mejorar el cuadro de las cervicalgias.

  • Pierda peso. El sobrepeso provoca sobrecarga a nivel articular y puede desestabilizar las cadenas musculares, que facilitan el equilibrio muscular.

Comparte en:


DT&T Medical S.L. · CIF B-12.347.779 · Centros Medical Exercise en: Valencia

Testimonios

Mujer, 40 años

Mi única salida, según algunos médicos era someterme a una intervención. Un amigo me habl [...]

Hombre

Era un tanto escéptico al principio, pero después de las 14 primeras sesiones, he notado una mejor&iacu [...]

Convenios especiales

Medical Exercise dispone de acuerdos especiales para la prestación de servicios preferentes a los empleados de diferentes empresas e instituciones.

Últimos convenios:

SD Correcaminos

Sodexo

Club Natació Barcelona